Diez años de flamenco y emociones

emociones a compás

Tenemos muchos motivos para que este sea un verano de celebración:

Un verano de naturaleza exuberante.
De un tablao nuevo e impresionante.
De gentes nuevas que se entregan al proyecto de Baile en el Aire con alma y corazón.
Y por supuesto un verano de danza y aniversarios que celebra, por una parte 20 años organizando talleres  en nuestro espacio, y por otro…
… ¡los 10 años de compartir junto a una de nuestras grandes!

Diez años bailando flamenco desde la libertad de sentir. Diez años de emociones.flamenco y emocionesCon Noemí Martínez Chico

Estamos de acuerdo en que el Flamenco es el “arte de la expresión emocional” por antonomasia. El cante, la música, el baile, están impregnados de una emoción que nos acaricia, nos pellizca, nos transforma… nos lleva a un espacio íntimo. Es por eso que el Flamenco es una herramienta poderosa si somos capaces de incorporarla a la praxis vital, no como simples degustadores de este arte, sino como protagonistas del “ tablao de nuestros propios sentimientos”. De esta forma, nos regalaremos un espacio de libertad para expresar toda la paleta de emociones que configuran nuestro día a día… al tiempo que escucharemos nuestro compás interno y  el de los demás.

En el laboratorio emociones a compás (del 5 al 10 de julio/2016) proponemos un trabajo personal de cada participante con su propio sentir, con sus propias emociones y experiencias de vida, a través de los distintos palos flamencos, dejando, momentáneamente, aparcadas la técnica y la coreografía. Incorporando ejercicios pertenecientes al Teatro y al Arte Contemporáneo, y dejándonos abrazar por el entorno de armonía y naturaleza exultante que habitan Baile en el Aire.

El Flamenco nos invita a comunicar no solamente lo socialmente correcto, lo lúdico, la felicidad, sino también le otorga similar importancia a las sombras, a la ira, la rabia, la soledad, la tristeza… todas esas emociones que normalmente frenamos y que se van grabando en nuestro cuerpo interno, produciéndonos bloqueos tanto físicos como psicológicos.

Deshaciendo los estereotipos, pasaremos a una visión propia y enriquecedora, pues todos tenemos algo nuestro que aportar al Flamenco y el Flamenco tiene algo que aportarnos a nosotros

El Laboratorio es principalmente práctico, aunque también se recurre a la teoría para facilitar la comprensión de los ejercicios. Está dirigidos a todas las personas a las que el Flamenco les “remueve algo por dentro”, independientemente de los conocimientos técnicos que posean del mismo.

Transcribimos aquí unas declaraciones de Tomás Borrás. Si en algún punto se sienten identificados, sean bienvenidos a éste maravilloso mundo del Flamenco.

  “Ser flamenco es tener otra carne, alma, pasiones, otra piel, otros instintos, deseos, es tener otra visión del mundo, con el sentido de lo grande, el destino en la conciencia, la música en los nervios, la fiereza independiente, la alegría con lágrimas, y el dolor, la vida y el amor que marcan.
Ser flamenco es odiar la rutina y el método que castran; quiere decir sumergirse en el canto, en el vino y en los besos.
Transformar la vida en un arte sutil, caprichosa y libre, sin aceptar las cadenas de la mediocridad, jugarse todo en una apuesta.
¡Gustarse, darse, sentirse, vivir!
¡Esto!”      

La danza como viaje sensorial y de gozo

Viaje sensorial

La danza como un tributo a los sentidos: este es el planteamiento que nos hace Penélope Guisasola (blog de Penélope) en el taller que tenemos el enorme placer de ofrecer este verano en Baile en el Aire.

Viaje sensorial y Movimiento libre. Así lo titula, ya que son los sentidos los que nos ponen en contacto con el mundo. Si éstos están despiertos, nuestra presencia se aviva y nos permite relacionarnos de una manera auténticay libre con el otro, con el mundo, con nosotros mismos.
Trabajar en y con la naturaleza nos facilita la experiencia, nos devuelve al origen y nos abre las “puertas sensoriales de nuestro cuerpo”.

Conocemos bien a Penélope: hemos seguido de cerca su recorrido por la danza, el movimiento auténtico, el butoh, el movimiento expresivo, la consciencia sensorial, sus inmersiones en diversas tradiciones chamánicas… Y conocemos muy bien su forma de relacionarse con la naturaleza y con el cuerpo.

Su capacidad de crear lenguajes de comunicación entre el mundo exterior y el interior nos confirma el valor de su trabajo.
Además, esta vez, vendrá acompañada de la música experimental en vivo de Januman García.
¡Todo un lujo!

Echa un vistazo a la info del curso: +info, desde donde podrás hacer la preinscripción.

 

 

La Danza del Silencio

Con motivo del taller/experiencia que nuestra querida Penélope Guisasola va a ofrecer el próximo fin de semana en Alicante, me propongo hablar un poco sobre lo que son las danzas meditativas, o las danzas del alma, o la danza del silencio…. en fin, esa otra cualidad del movimiento que se aleja de la perfección de lo aprendido y la búsqueda estética (exterior) para aproximarse a la búsqueda interior y autoexploradora.

Si sientes que la vida baila en ti, seguro que esta experiencia te llenará de placer:

La danza, que en un principio estuvo cargada de espiritualidad y se inspiraba en leyes de la naturaleza y el cosmos, se ha ido modificando y evolucionando hacia diferentes vertientes, a veces llegando a lo meramente estético, o incluso a los desafíos físico-acrobáticos.
Es a partir de esta reflexión que en occidente, desde principios del siglo XX, se ha ido a la búsqueda de la esencia espiritual del movimiento. Recogemos aquí algunas de esas vertientes:

La euritmia, también llamada “gimnasia del alma”, fue desarrollada por María van Sivers (esposa del creador de la antroposofía Rudolf Steiner) tomando como base las leyes y cualidades de la música y el habla, para llegar a vivenciar cada fonema o conjunto de ellos que forman una palabra o frase, o un sonido o intervalo musical… íntimamente. No sólo manifestar movimientos o insinuarlos, sino sentirlos,  alcanzando una fina y elevada consciencia del ritmo y el tiempo.
La euritmia posee un gran potenial tanto creativo como terapéutico y pedagógico, pues esta danza no trabaja sólo con el cuerpo físico, sino con todo lo que el ser humano lleva dentro (personalidad, pensamientos, sentimientos, anhelos).

La recuperación de las danzas circulares, que han sobrevivido desde tiempos inmemoriales, interpretando un lenguaje no verbal con patrones y símbolos que confirman la vida y celebran la naturaleza.  Desde la fluidez de la danza conocemos el sendero hacia una mayor conciencia.  Nos liberamos a través del arte, de la cooperación con la tierra y con nuestros semejantes. Las danzas circulares meditativas poseen un ritmo en general monótono, con el fin de inducir fácilmente un estado meditativo.

Las danzas meditativas -o meditaciones en movimiento- vienen de la tradición tántrica. A traves de una danza libre, fluida, espontánea y no intencionada, se busca el estado de Presencia.

La biodanza es un sistema de integración humana, renovación orgánica, reeducación afectiva y reaprendizaje de las funciones originarias de vida. Su metodología consiste en inducir vivencias integradoras por medio de la música, del canto, del movimiento y de situaciones de encuentro en grupo.

El reajuste vital se presenta como una herramienta para la profundización creativa en el ámbito de la expresión y comunicación corporal. A través de la escucha atenta y sensible del cuerpo, se liberan, rehabilitan e integran estratos olvidados que perduran en nuestro inconsciente, permitiendo de este modo acceder a una “información” no mental que nos predispone a aceptar y encajar el flujo vital, desanclando viejos esquemas para poder así recibir lo nuevo.

Y así… infinidad de versiones. Cualquiera puede ser válida en ese proceso de búsqueda.
De momento, os propongo probar este fin de semana lo que estas chicas nos ofrecen. Nos cuentan que últimamente han introducido el uso del velo: elemento que eleva mucho la danza y la presencia de la persona que danzaaunque en un principio parezca un elemento limitante abre enormemente el corazón y algo más, porque tu danza, una vez lo sueltas, se hace  mucho más conectada, fluida y rica.

+info: 965 939 518

¡A disfrutar!

El Movimiento Auténtico: la herencia de Mary Whitehouse

A Mary Whitehouse se la reconoce como una de las pioneras de la danzaterapia. Si bien fue bailarina profesional y profesora de danza contemporánea, atraída por la psicología junguiana, se formó como terapeuta.  Y a partir de ahí rompió moldes tanto en el campo de la danza como en el de la terapia.

Mary Whitehouse

Mary Whitehouse buscaba el alma de la danza y a la vez vivenciar los procesos psíquicos desde y en el cuerpo.  Que los movimientos en danza consiguieran conectarse a impulsos interiores y no quedaran presos de la forma externa o meramente estética.
Primeramente llamó a esta disciplina Movimiento en profundidad: su interés estaba en descubrir qué mueve a la persona desde adentro. En su búsqueda por habilitar un diálogo entre consciente e inconsciente se basó en la técnica de Imaginación Activa creada por Jung, extendiéndola para incluir el cuerpo, el movimiento y las sensaciones físicas, ya que el cuerpo es un comunicador de la verdad.

Una persona cierra los ojos dirigiendo la atención hacia su interior, espera, escucha y se mueve, siguiendo sus impulsos, en presencia de un testigo que está en quietud.  Se trata de un movimiento no dirigido que permite acceder a contenidos de diferentes niveles de complejidad, con un enorme potencial de profundización en el proceso personal, teniendo la posibilidad de rescatar e integrar aspectos olvidados o reprimidos de nuestro ser y del inconsciente colectivo.  Además, no agrega análisis, ni información externa, posibilitando así un verdadero encuentro con uno mismo.

Movimiento Auténtico es una disciplina con riquísimas posibilidades, en las tres vertientes: terapéutica, meditativa y artística.

Sobre nuestro taller:  Movimiento Auténtico que Katharina Conradi combina en una segunda parte, con Danza Contact-Improvisación, para hacerlo más completito.

 

Hablan de Baile

Hoy os comparto esta maravillosa publicación, Planazo veraniego en el Aire, de Chema Arraiza, al que yo llamaría “participante re-reincidente” en nuestros talleres -porque no son 1 ó 2 los talleres en los que ha participado, sino muchísimos-, y por tanto conoce bien lo que se cuece en verano por aquí. Esta es su visión.

Muchas gracias, Chema.

El placer de la danza, el movimiento divino.

Últimamente no dejan de caer en mis manos artículos sobre los múltiples beneficios de la danza, no sólo a nivel físico o psicológico (ya sabemos que se queman calorías y nos hace sentirnos maravillosamente), sino también cerebrales:

Está más que aceptado científicamente que la música y el ritmo son el mejor ejercicio para que los diferentes sistemas cerebrales se armonicen y sean eficientes los unos con lo otros.  ¿Qué significa esto? que bailar mejora, por ejemplo, la memoria operativa, la planificación ejecutiva, la habilidad para realizar multitareas y la concentración. Además de que bailar pone en funcionamiento los mismos centros cerebrales que despiertan el placer del sexo o de una buena comida -aunque parezca un tópico, ¡es así!-.
Y por supuesto los “chorros” de adrenalina y serotonina que nuestros cuerpos generan al bailar, que nos llenan de vitalidad y buen humor.

¿Y la danza como aproximación a lo divino?
Las pinturas rupestres ya nos muestran a nuestros antepasados bailando. La danza aparece unida al hombre, prácticamente desde sus orígenes, con un carácter religioso, de manera colectiva y sin espectadores. El carácter religioso y ritual se ha mantenido hasta hoy, y paralelamente, desde la antigüedad se desarrolló la danza profana, por diversión y como arte.
Lo que está claro es que a lo largo de la historia la danza ha sido reflejo de cómo el humano ha vivido sus experiencias emocionales, espirituales, sociales e incluso religiosas.
¿Sabías que el rey David bailaba delante del Arca?
Y que en Grecia la danza formaba parte de los planes de educación?
Que en los primeros tiempos de la iglesia en Europa, el culto incluía la danza?
Y que Luis XIV, el Rey Sol, fue uno de los más grandes bailarines de su época? (además del creador de la primera Academia Real de la Danza)

En fin, ya lo decía Voltaire: “Déjennos leer y déjennos bailar, dos entretenimientos que nunca harán daño al mundo”

Vídeo danza con Ina e Isa

Ina e Isa nos regalan esta danza improvisada en nuestro tablado. En otoño está descubierto, sin el paracaídas que protege de los rayos del Sol y con el suelo en bruto, con lo que el viento haya querido traer.

Continúa leyendo Vídeo danza con Ina e Isa