La danza y el contacto con la naturaleza ayudan al ser humano a conectar con la vida y sus recursos personales, promoviendo mayores niveles de vitalidad, equilibrio y salud.