del 9 al 12 de julio

La voz humana no es una denominación sino una proposición. Difícil de contextualizar, difícil de describir. Por ello, más que una descripción, esto es una invitación a deslizarse atravesando las historias y contextos personales para tocar y acercarse a eso que pertenece al orden de lo esencial. El contacto con ese esencial nos pone en conexión con esa parte que pertenece al orden de lo invisible, habitándolo por unos segundos, reconociéndolo en la vida, en la realidad de lo concreto.

La voz como identidad, la conexión de la voz con esta identidad, desnudarnos de forma humilde con nosotros mismos. Cuando se está en contacto con esa identidad que pertenece a una persona estamos tocando realmente a todas las personas. por ende, cuando estamos trabajando en este movimiento, estamos realmente trabajando con la humanidad entera.

Para ello hay que despojarla de los medios expresivos a que estamos acostumbrados y queremos tomarla para utilizarla. Tomar otra dirección que no sea: la voz para cantar, la voz para hablar, la voz para el teatro, la voz para la danza etc.

No se trabaja la voz desde las aproximaciones que nos llevan a esos deseos, búsqueda o intenciones que esperamos, no vamos a ir en esa dirección. Todos estamos involucrados en movernos de forma mecánica, en una dirección en la que cada cosa que hacemos sirva para algo: hacemos esto PARA eso y eso PARA esto. Solo buscamos llegar a resultados aunque tengamos las mejores intenciones de aprender algo.

Es por eso que el trabajo de la voz que ofrezco no va encaminado a reforzar ese sistema. En lugar de proponer la voz con objetivos, lo que estoy proponiendo es que tomemos la dirección opuesta, la de ir hacia adentro, hacia la voz de la persona, la voz humana. ¿Cómo nos acercamos a ella? ¿Cómo nos invitamos a habitarla? En imposible ir en esa dirección si dentro de nosotros alojamos intenciones, deseos y ambiciones de lograrlo. Simplemente no funciona así. Para llegar a ese estado interior, a esa voz humana, necesitamos ser tan humildes como sea posible, solamente de esa manera existe la posibilidad. En el segundo en que aparecen nuestras intenciones, la puerta se cierra. ¿Cuál es el movimiento de reconexión? Es un misterio, no hay técnica, ni método ni forma. Es una lucha entre nuestro deseo (ego) y el hambre de habitarnos a nosotros mismo.

PREINSCRIPCIÓN

Daniel Prieto
El profundo conocimiento de Daniel se oculta hasta que entras en contacto con él. Daniel  “enseña” con su conocimiento encarnado, su visión encarnada, su presencia. Más bien Daniel no enseña, estar con Daniel ofrece una oportunidad profunda y directa de verse a sí mismo. Lo que ha dominado durante 30 años trabajando de esta manera con la voz humana es una forma directa de entrar en nosotros mismos.
La web de Daniel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s