Este taller de danza creativa nos invita a interrogarnos sobre la relación entre el sonido y el movimiento. El silencio, el canto de los pájaros y de los insectos, los susurros del viento, los latidos y el ritmo de nuestro corazón, el aliento de la respiración, los ruidos de nuestros gestos cotidianos… todo ello configura un paisaje sonoro en el cual el cuerpo despliega sus movimientos.Se abre un espacio de exploración y de interacción entre sonido, melodía, ambiente, música, gesto, cuerpo y espacio. Por una parte, puedo utilizar mi cuerpo como un instrumento musical y por otra parte puedo permitirle que reaccione libremente al sonido que recibe. El cuerpo es una antena que emite y recibe vibraciones sonoras y físicas. Y en el taller se establecerá un diálogo vivo y creativo entre el/la músico/a y el/la bailarin/a.  

Cada clase empezará por un despertar sensorial y corporal. Cada día compondremos y desarrollaremos una coreografía, musicalmente acompañada por una violinista. Y entraremos en un fase de experimentación en torno al impulso sonoro y corporal. El fruto de estas investigaciones se presentará como performance el ultimo día del taller, a un público de personas amigas. Un profesor de danza-coreógrafo y una música, dirigirán el taller.